Imitemos lo bueno… ¿Será mucho pedir?

festivalito

El Ministerio de Cultura, en buena hora, otorga un tratamiento especial a unos festivales que por su longevidad e importancia, reciben aportes sin tener que estar nada más que enviando sus propuestas cada año y por supuesto sin tener que rogar y rogar a los funcionarios de turno: Festival de la Leyenda Vallenata, Festival Mono Núñez, Festival Antioquia le Canta a Colombia, Carnaval de Barranquilla, Festival Petronio Álvarez, entre otros.

Eso está muy bien y que se conserve la idea y se aumenten los aportes son nuestros mayores deseos.

¿Qué nos impide a nosotros en el ámbito regional proceder de la misma manera?

Miremos estos Festivales con el tiempo que llevan realizándose con unos esfuerzos inimaginables, entre otros:

Festival de la Guabina y el Tiple            51 años            Vélez

Festivalito Ruitoqueño                          25 años            Floridablanca

Festival Hermanos Martínez                  20 años            Floridablanca

Festival Luis A. Calvo                           17 años            Bucaramanga

La Asamblea Departamental y los respectivos Concejos Municipales podrían legislar y asignar aportes sustanciales para que cada institución reciba al menos un porcentaje importante de su presupuesto y puedan seguir desarrollando una actividad de semejante calidad, sin tener que rezar para que los gobernantes de turno tengan la sensibilidad suficiente para apoyar estas manifestaciones.

¿O vamos a exponernos a que suceda lo que pasó con el Festival Abrapalabra que precisamente por falta de apoyo estatal no se volverá a hacer?

De esta forma se fortalecerían nuestros espacios netamente culturales regionales y las instituciones estatales de la región marcarían el rumbo apropiado para preservar, defender y divulgar nuestro patrimonio cultural.

Luis Carlos Villamizar Mutis

 

Imitemos lo bueno… ¿Será mucho pedir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *